LEMA DE LA CONGREGACIÓN Y EL COLEGIO

LEMA DE LA CONGREGACIÓN Y EL COLEGIO

INVESTIGACION SOBRE LA HISTORIA DEL COLEGIO

Estimadas Familias y alumnos/as Nos parece oportuno compartir con ustedes , uno de los trabajos realizados por los alumnos de 1 año, que han investigado sobre la historia de nuestro querido Colegio, con motivo del 150 aniversario de la fundación. Felicitamos a los alumnos y al docente que realizó este trabajo y en particular al grupo que elaboró el trabajo que sigue a continuación
COLEGIO SAN JOSÉ
NICOLAS BUSTAMANTE MARIANO CANEDA JUAN CRUZ GARCIA SANTIAGO VELASCO 1 AÑO “A” 2008 PROFESOR: GUIDO RICCONO SUMARIO · Introducción · Su historia · Sus rincones olvidados · Conclusión · Apéndice COLEGIO SAN JOSÉ INTRODUCCIÓN El Colegio San José de Buenos Aires, uno de los colegios más tradicionales y prestigiosos de esta ciudad, celebra este año los 150 años de su creación. Desde sus comienzos, el colegio pone en práctica la tradición francesa, la cual consiste en una formación integral con catequesis, estudio intensivo y deporte. Su estilo de enseñanza se caracteriza por una educación, además de integradora, por ser personalizada, liberadora, transmisora de cultura y evangelizadora. Luego de 10 años de su funcionamiento el colegio es visitado, en varias oportunidades, por el General Mitre quién utiliza la experiencia del San José para crear los primeros colegios nacionales del país. En 1880, el Colegio San José es incorporado a la enseñanza oficial como el primer instituto privado. A lo largo de su historia, el colegio tuvo que modificar sus métodos y planes de estudio para poder acompañar y adaptarse a los cambios de las diferentes épocas como también, vivir su posible cierre y demolición en el año 1998, situación que pudo evitarse gracias a la acción de muchas personas, entre ellas sus exalumnos. Muchos de sus exalumnos se han destacado en distintos campos. Algunos de ellos son: Hipólito Irigoyen, Ricardo Balbín, General Mosconi, Francisco P. Moreno, Félix Luna, Pedro Luro, Patricio Peralta Ramos, Santiago Luis Copello, Luis María Drago, Ernesto Quesada, Ricardo Payró y Pedro Lagleyze . El presente informe se refiere a la historia de su creación y al recuerdo de diferentes rincones del colegio, muchos de los cuales ya no existen. Para su elaboración se recurrió a la información de varios números de la revista bimestral “F. V. D.” (Hágase la voluntad de Dios), publicación que realizaba el colegio hace muchos años junto con los anuarios, y a la memoria de los entrevistados.
PATIO DE HONOR. 1
Fuentes consultadas: http://www.colegiosanjose.edu.ar/index2.html Internet accesado el 23/08/2008 Revista FVD : Jul/Ago 1961 - May/Jun 1966 - Oct/Nov 1968 - Mar/Abr 1974 (1) Imagen extraída del archivo Flia. Velasco
COLEGIO SAN JOSÉ SU HISTORIA A principios del año 1858, el Padre Diego Barbé junto al profesor Juan Magendio y el Hermano Juan Aróstegui, puso en marcha la fundación de un colegio ya proyectado en Betharram por el Padre San Miguel Garicoits (fundador de la Congregación de los Padres del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram). El primer problema que enfrentó el Padre Barbé fue la elección de un lugar, ya que en Buenos Aires, en esos tiempos se prestaba mayor atención a la política que a la enseñanza. Luego de recorrer algunos barrios de la ciudad encontró en el barrio del Once y frente a la iglesia parroquial de Balvanera, una casa de siete piezas y un patio interior perteneciente a Tomás Rebollo, que la había utilizado como depósito de cueros y de lanas. El Padre Barbé alquiló la casa, en marzo de dicho año por 600 pesos mensuales de esa época. Tuvieron que preparar la casa rapidamente debido a que el año escolar ya había comenzado. Además de la proximidad de Balvanera que serviría de capilla al Colegio, varias fueron las razones que lo llevaron a elegir a ese lugar, entre otras la posibilidad de comprar un terreno en la manzana anexa a la iglesia para la construcción del edificio propio, y la cercanía del Once, parada terminal de los lecheros vascos, procedentes de Flores, cuyos hijos concurrirían fácilmente a la escuela. En la noche del 18 de marzo, el Padre Barbé y sus compañeros de misión se mudaron a la casa. Al día siguiente, fiesta de San José, luego de saludar al párroco de Balvanera, el Padre Barbé celebró misa, que bien puede considerarse la misa de la fundación. Después con mucha confianza en el gran Patriarca elegido como protector, sin letrero alguno y casi sin aviso en el vecindario, esperó la llegada de los primeros alumnos. Por la tarde del primer día sólo fueron cuatro alumnos, Pedro Antonio Aysaguer, Juan Bautista Curutchet además de Juan y Pedro Idiart. En el mes de abril llegaron a 15 alumnos, pasados dos meses, no alcanzaban a 20 entre internos, medio- pupilos y externos. El nuevo Colegio se hallaba en peligro de cerrar sus puertas, el pago de los alquileres y los gastos habían agotado los recursos de los padres. Por esa razón, el director, el párroco de Balvanera y Olalla Pico, comisario local, cuyo hijo concurría al Colegio, decidieron realizar una recorrida por el barrio. Esta recorrida fue muy exitosa, ya que acudieron cerca de 70 niños, de esta manera la casa quedó insuficiente y exigía un cambio de local. El párroco de Balvanera estaba interesado en que el Colegio permaneciera junto a su iglesia, entonces a fines de septiembre de 1858 le propuso al Padre Barbé la compra de un terreno situado en la misma manzana de la iglesia parroquial. Su dueño, el Sr. Alderete, estaba necesitado de dinero y se lo ofreció al contado, a un precio moderado. El Padre Barbé le contestó que no tenía esa suma pero en pocos días aparecieron los auxilios oportunos y el terreno se compró. Ahora tenían que decidir como construir un edificio adecuado para el Colegio. Otra vez la Providencia ayudó al Padre Barbé. El vasco Bernardo Idiart, padre de los alumnos Pedro y Juan y dirigente de una empresa constructora, se ofreció para construir en seis meses el edificio, adelantando la suma necesaria que recuperaría a medida que entraran los recursos del Colegio. Tal como lo había prometido, el Sr. Idiart entregó el nuevo edificio de dos pisos, considerable en aquella época, en seis meses. El nuevo Colegio se estrenó el 19 de marzo de 1859, exactamente al cumplirse el año de la primera fundación. Allí ingresaron 46 alumnos pupilos y 71 medio pupilos y externos. La puerta de entrada del nuevo edificio era muy imponente, tenía una arcada de cuatro metros de alto ( en otra época fue la entrada a la capilla ) y desembocaba en un modesto hall adornado con la estatua de San José. Esta estatua más tarde fue trasladada a Martín Coronado. El Colegio del Padre Barbé permaneció tal cual hasta el año 1870, recién en ese año decidieron continuar ampliándolo.
IMAGEN DEL PADRE BARBÉ SOBRE LA CALLE AZCUÉNAGA 1
SUS RINCONES OLVIDADOS A lo largo de los años el histórico Colegio incorporó gran cantidad y variedad de lugares destinados a desarrollar su tarea educativa algunos de los cuales aún hoy los podemos disfrutar aunque la mayoría han desaparecido y otros esperan ser acondicionados en nuevos lugares para nuevamente poder utilizarlos. Tanto las transformaciones edilicias de los últimos tiempos como los cambios en las metodologías de estudio fueron las principales causas de dichas pérdidas. El rescate de los siguientes rincones lo pudimos realizar gracias a los recuerdos aportados por los entrevistados. Sala de Mecanografía: originalmente se encontraba en el primer subsuelo, luego pasó a lo que hoy es el salón de usos múltiples del sector de jardín de infantes. Allí cada alumno tenía su máquina numerada, marca Rémington, de la cual era responsable. Para los alumnos de primero y segundo año de bachiller la materia se llamaba Actividades Prácticas, para los perito mercantiles era Mecanografía. 1 Imagen extraída del sitio de Internet: http://www.colegiosanjose.edu.ar/index2.html; accesado el 13/09/2008 Biblioteca: estaba en el segundo piso pasando el salón de actos, sobre la calle Azcuénaga, tenía un largo aproximado de cuarenta metros . Poseía libros de todo tipo algunos muy antiguos y de gran valor. Sus muebles eran de madera con puertas de vidrio y estaban dispuestos en dos niveles, para acceder al nivel superior se utilizaba una escalera caracol de madera. A lo largo de la biblioteca había varias escaleras de madera , movibles con forma cónica que permitían alcanzar los libros de los estantes superiores. Dos bibliotecarias trabajaban en ella a las que se les solicitaba el libro deseado o se les consultaba para encontrar el adecuado. Se podía leer en sus salones o se podían retirar los ejemplares para llevarlos a la casa. Por ahora los libros se encuentran en un salón detrás de la imagen de San José y se está trabajando para ponerla de nuevo en funcionamiento. Sala de Juegos: se utilizó el salón que antes era el Estudio del primer piso. Contaba con varias mesas de ping pong y de metegol pero la atracción era una pista Scalextric- de madera para 6 autos de diseño profesional. Fue adquirida por el Padre Antonio Cófreces, ex-Director del colegio aproximadamente en 1968. La carrera inaugural fue ganada por el exalumno Héctor Velasco al que entrevistamos. En una época, un par de exalumnos trataron de reacondicionarla pero por un hecho desafortunado dicha tarea no pudo terminarse. Librería: se encontraba en el pasillo que iba hacia el patio de quinto año. En ella se podían comprar todo lo necesario para las tareas del Colegio incluso a principio de año, libros de texto. El Hermano Bernardo fue el librero durante un tiempo. Enfermería: cubría la falta de servicios de emergencia que por esa época no existían, uno de sus encargados fue el Hermano Federico a quien los alumnos con cariño llamaban “Curandero”, el último fue Don García. Cada tanto asistía algún médico, uno de ellos fue el Dr. Andrés Copello, hermano del Cardenal Copello quién fuera exalumno del Colegio. Contaba con vitrinas con puertas de vidrio llenas de frascos, tres camillas y un largo mostrador de madera que parte de él se encuentra, en estos días, en la entrada de la administración para atender al público. En la época de los pupilos cuando alguno de ellos se enfermaba, dormía en la enfermería cuidado por el enfermero, para no contagiar al resto.
ENFERMERIA 2
2 Imagen extraída del sitio de Internet: http://www.colegiosanjose.edu.ar/index2.html; accesado el 13/09/2008 Escuela San Miguel Garicoits: tenía su entrada por la calle Larrea y era mantenida por el Colegio San José siendo gratuita para sus alumnos. En sus comienzos llevaba el nombre de Colegio Anexo y su director durante mucho tiempo fue el Sr. Nicolás Nucara. Muchos de los maestros que enseñaban en ella eran los sacerdotes del San José. Museo de Historia: gran cantidad de medallas, condecoraciones, cañones y monedas junto a banderas y uniformes antiguos cubrían sus paredes y gabinetes. En estos momentos también se está pensando en su restauración junto con la de la biblioteca. Órgano: este instrumento es un Merklin, de la organería francesa y fue inaugurado el 19 de octubre de1912, con un concierto a cargo del maestro Calvo y un coro a cuatro voces integrado por alumnos del Colegio. Este órgano no solo existe en la actualidad sino que ya ha sido restaurado y se utiliza en conciertos. Se encuentra en la Capilla y antiguamente era utilizado por el Padre Miguel Ottino que cada vez que comenzaba a cantar con su potente voz cuando le tocaba a los alumnos entrar en la canción marcaba ese ingreso cantando “Juntos” Cine: los sábados a la tarde se proyectaban tres películas en una pantalla en el Salón de Actos que solía estar colmado. Las películas eran algunas veces recién estrenadas y la plata que se juntaba era para el Padre Pérez y su obra de ayuda a familias necesitadas. Sala de Recibo: se encontraba pasando la portería de Azcuénaga, era un gran salón con muchos sillones, cuadros y una mesa redonda en el centro. Servía como sala de espera para las personas que tenían una entrevista con el director. En la época que se celebraban casamientos en la Capilla, esta sala era utilizada por los novios para saludar a los invitados. Salas de Música: pequeños cuartos a lo largo de unas de las galerías del Patio de Honor, allí los alumnos podían practicar algún instrumento junto con el profesor. En la actualidad, una de ellas es la oficina del profesor Monetti y en otras se guardan los elementos que se utilizan en las clases de educación física. Laboratorio de Idiomas: está en el mismo lugar pero ya no se usa. Este es uno de los rincones que dejo de utilizarse por los cambios en los métodos de enseñanza. Antes, a través de auriculares te hacían repetir oraciones de memoria . Garage: se entraba por la calle Larrea. Tenía lugar para tres autos, uno de ellos era una camioneta Cross Country de color celeste que utilizaba el Hermano Bernardo para realizar trámites del Colegio. Bar: creado por los sacerdotes para que los exalumnos tuvieran un lugar de encuentro, se encontraba a un costado de lo que hoy es Puerto Bayona y tenía una salida directa a la calle Bartolomé Mitre. En una época estaba abierto al público y se servía comida. Dormitorios y Comedor para sacerdotes: teniendo en cuenta que el personal de Colegio estuvo integrado en su mayoría por sacerdotes de la congregación estos disponían de dormitorios ubicados en las proximidades de la Capilla teniendo incluso en un salón una pequeña capilla sólo para ellos, también disponían de un comedor sólo para ellos en el subsuelo. Sala de Estudio: los viejos dormitorios de los alumnos pupilos se transformaron en “estudios” para los alumnos donde concurrían antes de ingresar a clases tanto a la mañana como a la tarde, incluso podían quedarse después de hora para realizar las tareas. Esos enormes salones tenían interminables filas de pupitres individuales de madera donde los alumnos debían guardar silencio y estudiar estando a cargo de un “celador”. Sala de Esgrima y de Armas: ubicada en el lugar del actual Puerto Bayona, allí se guardaban todos los elementos para la práctica de esgrima y tiro que los equipos representativos del Colegio utilizaban en sus competencias. El equipo de tiro entrenaba en uno de los patios laterales del Colegio, gracias a lo alto de sus paredes, donde se colocaba un blanco y personal militar realizaba la instrucción.
Sala de armas 3 Esgrima – 1917 4
Tiradores – 1925 5
3 , 4 y 5 Imagenes extraídas del sitio de Internet: http://www.colegiosanjose.edu.ar/index2.html; accesado el 13/09/2008 Dormitorios y Comedor para pupilos: durante muchos años desde sus orígenes el Colegio brindó la posibilidad a los alumnos del interior de estudiar en sus instalaciones brindándoles casa y comida. Con el tiempo la población de Buenos Aires fue creciendo y las distancias se acortaron razón por la cual los alumnos pupilos desaparecieron haciendo que esos lugares se transformen para otros usos.
Dormitorios 6
Comedor 7
6 y 7 Imagenes extraídas del sitio de Internet: http://www.colegiosanjose.edu.ar/index2.html; accesado el 13/09/2008 Academia Literaria: en los comienzos del Colegio, la enseñanza oficial no ofrecía Castellano y Literatura teniendo los alumnos una mala formación como para afrontar la universidad por esta razón el Padre Barbé organizó una serie de cursos de enseñanza del idioma que incluían gramática y composición. A partir de estos cursos en el año 1868 se funda la Academia Literaria San José con el lema “Ciencia y Virtud”.
Academia Literaria 8
CONCLUSION Ser objetivos siendo alumnos del Colegio es muy difícil, algunos venimos desde los cuatro años y aún en los más nuevos el sentimiento de pertenencia es muy fuerte. Realizar el informe estuvo muy bueno porque nos permitió conocer el Colegio de otra manera, entendiendo como el paso del tiempo y diferentes situaciones obligaron a adaptar su estructura y sus lugares. Causa pena y una cierta envidia saber las cosas de las que antes podían disponer los alumnos y que ya no es posible. Sin embargo a pesar de todos los cambios seguimos teniendo la idea de estar en un gran Colegio y el orgullo de ser parte de su historia. 8 Imagen extraída del sitio de Internet: http://www.colegiosanjose.edu.ar/index2.html; accesado el 13/09/2008 APENDICE ENTREVISTA Nº 1 Héctor Mario Velasco, Ingeniero. Alumno del Colegio entre 1961 y 1972. Actualmente es docente de la U.B.A. y trabaja en C.I.T.E.F.A.. -¿Qué relación tenés con el colegio San José? Bueno, soy exalumno del Colegio y papá de un alumno. -¿Qué cursaste y en qué años? En 1961 ingresé en Primer Grado Inferior y egresé con el título de Perito Mercantil en el año 1972, es decir, estuve doce años en el Colegio. -¿Qué es primer grado inferior? En ese momento así se designaba a Primer Grado y a Segundo Grado se lo llamaba Primer Grado Superior. -¿...y Jardín de Infantes? En esa época no había Jardín, todo comenzaba en Primero Inferior que a diferencia de hoy estaba en el segundo piso del patio principal. A medida que ibas pasando de grado, ibas bajando hasta llegar al patio de honor que compartían primero, segundo y tercer año del secundario. Los cuartos y especialmente los quintos años compartían un patio que ahora no forma parte del Colegio y que uds. conocieron por su techo. -¿Por qué tus padres decidieron mandarte a este Colegio? Según me han contaron mis padres cuando comenzaron a buscar donde comenzaría Primer Grado fue el Director del Colegio San José quien aceptó que ingresara con cinco años y medio por esa razón fui el primer Velasco en concurrir. -¿Por qué decidiste mandar a tu hijo a este Colegio? Jamás pasó por mi cabeza la idea que fuera a otro colegio. -¿Cuántos alumnos había en esa época? Muchos, la cantidad exacta no la recuerdo pero para que se den una idea, en todos los grados había al menos dos cursos, los históricos A y B incluso algunos tenían C y D. En las fiestas el patio grande estaba lleno de alumnos de punta a punta. -¿Qué especialidades había en la secundaria? Había cuatro: Ciencias Biológicas, Físico-Matemáticas, Letras y Perito Mercantil. -¿Quiénes eran las autoridades? Todas las autoridades del Colegio eran sacerdotes de la Congregación. Había muchos, incluso varios eran además docentes pero no solamente de Religión sino de materias como Historia de primer año que la daba el Padre Barriuso, o Literatura de segundo y tercero, el Padre Pérez. -¿El colegio era mixto? No, en esa época era sólo para varones, es más, te diría que en ese momento era inimaginable suponer que el Colegio sería con el tiempo mixto. -¿Qué actividades se realizaban después de clase? En 1968 el Padre Cófreces compró una pista de scalectric impresionante con seis vías donde, sobre todo los viernes, se realizaban carreras. La carrera inaugural tuve la suerte de ganarla con un autito que tengo guardado de recuerdo. -¿Cómo era el festival gimnástico? Diferente al actual, era más un desfile de todos los alumnos y cada grupo tenía participaciones más estructuradas. -¿Dónde hacían gimnasia? No íbamos a Martín Coronado como ahora, generalmente hacíamos gimnasia en las galerías o patios del Colegio pero en 1967 fuimos al Club Ateneo de la Juventud y allí teníamos pileta. Varios años después otro convenio permitió que todas las semanas fuéramos al Velódromo de Palermo. -¿Recordás alguna anécdota? Una vez estaba en tercer año era viernes a la tarde y las dos últimas horas las teníamos con un profesor muy bueno al que decidimos hacerle una broma. Cado uno dio vuelta su banco, en vez de mirar hacia el pizarrón miraban hacia la pared. El problema fue que ese día el profesor faltó y vino el preceptor cuando se dio cuenta de nuestra broma en vez de dejarnos ir a casa nos hizo formar en el patio a nosotros solos y nos tuvimos que quedar parados las dos horas. -¿Realizaban viajes todos los años? No, sólo al terminar quinto año como egresados y nosotros elegimos ir a Córdoba en carpa. -¿Qué lugares recordás que ya no existen? Varios, las salas de estudio a las que llamábamos simplemente “Estudio”, la biblioteca, el museo de historia y dos no muy comunes en un colegio como la peluquería y la librería. La entrevista nos pareció buena y nos transmitió su cariño por el Colegio, la realizamos en su domicilio particular el día 30 de Agosto y tuvo una duración de una hora y media. ENTREVISTA Nº 2 Héctor Mario Vigil, Profesor de Historia. Alumno del Colegio entre 1966 y 1977. Actualmente es rector del Colegio. -¿Cuál es tu relación con el Colegio? Hoy en día soy el Rector de la sección Secundaria desde hace trece años. Ingresé como profesor en 1983 pero además fui alumno del Colegio desde primer grado, 1966, hasta quinto año,1977 y tengo el honor en ser uno de los elegidos integrantes de la Promoción 100 del Colegio. -¿Alguna vez siendo alumno pensaste en trabajar en el Colegio? Nunca jamás. -¿Por qué tus padres decidieron mandarte a este Colegio? Por tradición familiar, tengo un tío que egreso en 1937 y mis primos mayores egresaron en 1963. -¿Por qué decidiste mandar a tus hijos a este Colegio? Porque estoy convencido que es un buen Colegio. -¿Tenés alguna anécdota de tu época de alumno que nos puedas contar? Cursaba quinto año cuando en clase de química el Profesor nos enseño a hacer karatita que era una sustancia explosiva que actuaba cuando era arrojado o pisado. Hicimos de diez a doce litros y rociamos todo el Colegio, cuando todos los alumnos se retiraron comenzaron a escucharse explosiones por todos lados y el Jefe de Preceptores nos dijo que éramos los responsables y nos pidió el botellón donde teníamos el líquido. El que tenía el botellón se paró y lo mostró en ese momento el Jefe de Preceptores ordenó que fuera arrojado al “tacho” del patio, el alumno preguntó: “ Lo tiro?” y recibió por respuesta: “Lo tira” así dos veces hasta que finalmente el alumno salió del aula y lo tiró. Fue tan fuerte la explosión que se rompieron dos vidrios y vino la policía. Desde ese día hasta el último de clase todos los viernes nos tuvimos que quedar de 16:00 a 20:30. -¿Siempre se practicaron los mismos deportes? Eso cambió según las distintas épocas, además de los deportes que se practican en la actualidad, el Colegio contó con equipos de esgrima, tiro, water-polo, rugby, polo e incluso entre los alumnos había dos golfistas profesionales. -¿Te sirvió ser alumno para tu trabajo en el Colegio? Sí, porque me permitió saber como piensan los alumnos del Colegio San José? -¿Recordás quien ocupaba tu cargo cuando eras alumno? Desde 1976 hasta 1977 hubo tres rectores, los Padres Cófreces, Gogorza y Reynal -¿Cómo era el barrio de Balvanera cuando eras alumno? Distinto, la mayoría de sus habitantes eran judíos y árabes. Había muchas viviendas familiares, menos tránsito y más seguridad. -¿Recordás alguna persona en particular del colegio? Si, muchos: Omar Welfo(jefe de disciplina), Jorge Scarsi(Prof. de biología), Padre Pérez(Prof. de literatura), Cristina Villacampa(maestra de 3º y 4º grado), Hermano Bernardo(librero) y Padre Bruno(Prof. de religión). -¿Recordás algún campamento, retiro o viaje de tu época de alumno? Si, dos viajes: Uno fue a Entre Ríos porque habíamos ganado un concurso de juntar papeles, era el primer viaje que hicimos. Después fuimos a Bariloche en 4º año. -¿Qué rincones que tenía y ya no existen recordás del Colegio? Recuerdo: la sala de mecanografía, la sala de esgrima y de armas, dormitorio de sacerdotes, dormitorio de pupilos, librería, laboratorio de idiomas, escuela anexa, museo de historia, sala de estudio, bar, garage, sala de juegos y biblioteca. La entrevista nos pareció muy interesante y llena de cosas que ni nos imaginábamos, la realizamos en su oficina el día 10 de Septiembre y tuvo una duración de dos horas. ENTREVISTA Nº 3 Alberto Pedro Porretti, Contador Público Nacional. Administrador del Colegio entre 1997 y 2005. Actualmente se encuentra jubilado. -¿Cuál es tu relación con el Colegio? Soy exalumno del colegio anexo al Colegio San José, luego llamado Colegio San Miguel Garicoits, allí cursé de primer grado inferior a sexto grado o sea toda la primaria. Luego fui profesor de mecanografía y de contabilidad y también trabajé desde 1997 hasta el año 2005 como administrador del Colegio. Por último soy el papá de dos exalumnos. -¿Existía algún tipo de relación entre el Anexo y el San José? Casi todos los maestros del Anexo pertenecían a la congregación, el Hermano Bernardo era mi catequista y el Padre García fue quién nos preparó especialmente para la comunión, el recuerdo que tengo es que mientras nos hablaba nos repartía pedazos de manzana que él mismo pelaba. -¿Tenés alguna anécdota de tu época de alumno que nos puedas contar? El primer día de clases el Padre Morales me preguntó mi nombre y le respondí: “Alberto Porretti” a lo que él me contestó: “Vos sos Tito” cuando llegué a casa le conté a mi mamá todo sorprendido le pregunté: “¿cómo el Padre sabía que me llamaban Tito?” -¿Cómo fue que empezaste a trabajar en el Colegio? Los sábados por la tarde iba con amigos a jugar al fútbol al Patio de Honor, un día conversando con el Padre Cófreces me ofrece trabajar como profesor de mecanografía, lo que acepté inmediatamente. -¿Cómo era trabajar en esa época en el Colegio? Me tocó trabajar en una época de muchos cambios, fue justo cuando se empezó a contratar laicos para reemplazar a los sacerdotes de la congregación. Por otro lado la relación con los alumnos y sus padres era totalmente diferente a la actual. -¿Alguna vez, pensaste que ibas a trabajar en el Colegio? No, jamás lo pensé. -¿Por qué tus padres decidieron mandarte a este Colegio? Mis padres decidieron mandarme a él por las ideas cristianas que se impartían y porque el anexo era un colegio gratuito, en esos momentos no podíamos afrontar la cuota del San José. -¿Por qué decidiste mandar a tus hijos al San José? Por los mismos ideales que mis padres tuvieron en cuenta para mí, yo gracias a Dios ya tenía otra situación económica y podía pagar la cuota. -¿Te sirvió ser alumno del anexo para tu trabajo en el Colegio? No solo para mi trabajo sino también para todas las cosas que encaré en mi vida. -¿Recordás quién ocupaba tu cargo cuando eras alumno? En mi época, casi todos los cargos estaban ocupados por integrantes del clero, la mayoría eran sacerdotes. -¿Cómo era el barrio de Balvanera cuando eras alumno? En su mayoría eran viviendas familiares, los negocios se encontraban sobre la calle Corrientes y casi todos pertenecían a la colectividad judía. Con el tiempo se fueron extendiendo hasta la calle Rivadavia desplazando las viviendas. -¿Recordás alguna persona en particular del Colegio? De mi época de alumno recuerdo al Sr. Nicolás Nucara, director y alma del Anexo y de mi época de profesor y administrador, al Padre Morales y al Hermano Bernardo. -¿Recordás algún campamento, retiro o viaje de tu época de profesor? Si, recuerdo un viaje a las Toninas que realizamos con los sacerdotes de la congregación. -¿Qué rincones que tenía y ya no existen recordás del Colegio? Recuerdo la enfermería, el bar de exalumnos y los árboles del patio de honor. La entrevista nos pareció muy alegre y entretenida, la realizamos en su domicilio particular el día 11 de Septiembre y tuvo una duración de dos horas.

SAN JOSE

SAN JOSE
Ruega por nosotros en el año del bicentenario de la Revolución de Mayo. 1810-2010