LEMA DE LA CONGREGACIÓN Y EL COLEGIO

LEMA DE LA CONGREGACIÓN Y EL COLEGIO

EDUCACIÓN FÍSICA: AUTORIZACIONES Y FICHA MÉDICA.























Queridos hermanos laicos y religiosos de la región:                       

¡FELIZ Y BENDECIDO AÑO 2015!

En este comienzo del año los saludo con la Paz y la Misericordia del Corazón de Jesús, que concibió
 y formó nuestra familia betharramita
Los años anteriores hemos compartido una frase orientadora, que algunos  llamaron: “Lema del año”. 
Lo hicimos con el fin de unirnos más como familia,  tras alguna “búsqueda común”, que nos suele provocar la vida y  el Evangelio de Jesús del cual somos todos servidores.  Dicho LEMA orientó e iluminó muchas denuestras actividades pastorales. 
 El último fue: “Del Corazón del Jesús al corazón del Mundo” y lo mantuvimos durante el bienio conmemorativo del Fundador 2013-2014. 

Este año en que hemos dejado atrás a San Miguel como los primeros betharramitas en el Puerto de Bayona- nos hemos lanzado a navegar mar adentro- será el año dedicado a la Vida Consagrada.
Somos testigos de que, en estos tiempos, ella no camina sola en la Iglesia:  unidos, todos los bautizados compartimos la misma fe, la misión y sobre todo la Alegría de Evangelizar en la posición a la que fuimos enviados como betharramitas. 

Siempre sedientos de una mayor  libertad interior, caminamos juntos tras las huellas del Maestro, 
fiados de Dios, llenos de anhelos, de sueños,  queriendo ser generosos hasta gastar esta vida en 
el servicio del Reino. Para ayudarnos, el Papa Francisco nos lo pide en su carta apostólica:

“Invito por tanto a todas las comunidades cristianas a vivir este Año, ante todo dando gracias al 
Señor y haciendo memoria reconocida de los dones recibidos, y que todavía recibimos, a través de
la santidad de los fundadores y fundadoras, y de la fidelidad de tantos consagrados al propio carisma.} Invito a todos a unirse en torno  a las personas consagradas, a alegrarse con ellas, a compartir sus 
dificultades, a colaborar con ellas en la medida de lo posible, para la realización de su ministerio y 
sus obras, que son también las de toda la Iglesia. Hacedles sentir el afecto y el calor de todo el pueblo 
cristiano”. (Carta apostólica en el año de la Vida consagrada: III, 2 b)

Por otra parte, la realidad nos habla. Vivimos en un contexto socioeclesial lleno de desafíos apremiantes, gritos desde el silencio anónimo de muchos niños, madre s, ancianos, jóvenes sin norte... 
Ellos aparecen a la vuelta del camino. Son como un concierto de voces que no nos da  tiempo a prever estrategias adecuadas que respondan a todos los llamados. Los gritos de los hombres y mujeres de hoy, los reclamos de una sociedad violentada por la crisis, la guerra, el desconcierto, la corrupción, la 
manipulación, piden de nosotros varias respuestas proféticas, incluso en medio de nuestras grandes 
fragilidades.  

Como contrapartida, sabemos que es grande la tentación de armar nuestro “nido de seguridades” en 
torno a nosotros mismos. Lo más fácil, lo cómodo, lo que me agrada... 
Contrariamente a eso el Evangelio de Jesús nos invita a que vivamos en una peregrinación itinerante, 
en camino a la Jerusalén, bien unidos detrás de los pasos del Maestro. Sus gestos y palabras, son la Luzde este viaje, en “la noche avanzada”, ellos son la Lámpara encendida para que no tropecemos con 
las mochilas de nuestro egoísmo; para evitar la tentación de la indiferencia con el compañero de viaje,
 el hermano sufriente, el “periférico”  en cualquiera de sus formas. 

· Este nuevamente es un año misionero en comunión. 
· Un año itinerante, alegre en el anuncio y sencillo en el compartir con los sufrientes.
· Un año en que con Jesús preguntemos y nos preguntemos:

¿QUÉ QUIERES QUE HAGA POR TI…?
He aquí, entonces:  el  lema. Curiosamente no es una afirmación heroica, ni dogmática, sino  una simplepregunta: 

¿qué querés que haga por vos?...
El reconocido psicólogo Viktor Frankl solía decir que: en cierto momento de nuestro paso por la vida debemos preguntarle a ella: ¿Qué me pedís…? ¿Qué querés de mí?...
Nuestro lema, entonces, procede también de la vida misma, la que surge y fluye entre nosotros… 
y a la que estamos llamados a honrar, en busca de esa plenitud a la que no podemos renunciar sin sentirnos un poco vacíos. Pero sobre todo nace de la vida del hermano, el que nos espera al costado del camino, en las periferias de ayer y de hoy, aniquilado por la indiferencia globalizada, nos llama como 
el mismo Jesús, mendigo de amor,a  la conversión del corazón, camino necesario para la conversión
pastoral de la Iglesia.


Vayamos al Evangelio:
¿Qué quieres que haga por ti?... le preguntó Jesús al Ciego que gritaba (Mc 10, 51). El pobre no 
tenía otra carta de presentación más que su propia angustia, sus ansias de ser amado y sanado, 
sus acostumbradas tinieblas, su inmerecida exclusión, su fe sencilla, pero robusta. 

La respuesta de Jesús, al pedido de volver a ver, es: “SI”, a causa de la fe el ciego, su humildad, e 
nsistencia.La respuesta del ciego es: la alegría, el júbilo, por el encuentro con la Misericordia, la 
dignidad, la inclusión.Sanado, sigue a Jesús por el camino. El sanador y el sanado se hacen uno 
en el amor. La gratitud, la pasión y la mirada esperanzada iluminan la senda de ambos rumbo a Jerusalén. Cada uno tendrá una misión: Jesús, el Hijo del Hombre, salvar al mundo dando su propia vidaen escate; Bartimeo, el “ex –ciego”: ser desde ahora discípulomisionero, testigo de las maravillas 
del Señor,  apóstol a tiempo y a destiempo. 

Pasemos ahora a otra escena no menos importante. Un poco antes, en el mismo evangelio de Marcos: 
a misma pregunta tomaba otras connotaciones: Jesús, había sido sorprendido por el “pedido” de dos de los suyos, Santiago y Juan, y les dice:

¿Qué quieren que haga por ustedes? (Mc 10,36)

Curiosamente los dos hermanos, que lo conocían y amaban, le pedían algo que encerraba un deseo 
egoísta:” Queremos en tu reino estar uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. Confundidos, tal vez,
se dejaban acaparar por una actitud no ajena a este tiempo: el hacer prevalecer el proyecto personal por encima del querer de la comunidad, lanzados a buscar garantías, seguridades… en realidad se sumaban a la itinerancia, pero desconfiaban de ella… ¿Hacia dónde los llevaba Jesús?. Camino a Jerusalén, la 
realidad de la Cruz les  parecía muy pesada… un negocio poco atrayente…

Jesús responderá a ellos con un “No”…. No saben lo que piden… No me toca a Mí decidir eso… 
y aprovechará muy bien para explicarles que: el que quiera ser grande (o podíamos parafrasear: 
madurar en su seguimiento) debe hacerse servidor de los demás. El que quiera ser el primero: que se 
ponga en último lugar…  (que se haga esclavo de todos, …menos de sí mismo)

Qué interesante la enseñanza de Jesús  con los suyos: él mismo se la ilustrará al encontrar, más
adelante, al mendigo ciego Bartimeo. Con sus gestos y palabras les dice: así quiero que obren para 
tener parte en mi Reino. 

A Jesús “lo puede” la Misericordia. Nunca pasa de largo cuando el grito es genuino y clama ¡Vida!. 
Los apóstoles en cambio, entran en crisis y se cierran en su pequeño círculo, se fabrican “su mundo 
virtual”. Sus puertas están cerradas al discernimiento. No les importa estar afectados, apegados a 
sus “cositas”,a sus temores... Necesitan la corrección firme y amorosa del Maestro. 

Como adolescentes en la fe, necesitan dejarse transformar por el Amor que primerea y engendra una 
alegría no fingida, que no necesita ser publicada al instante, que hace parte del secreto acontecer de los resplandecientes gestos de Jesús en el Evangelio, sellados con su entrega silenciosa hasta dar la Vida.

Lo que está claro es que Jesús no quiere que los apóstoles se pongan ningún manto de poder para reinar. 
Ellos sí fantaseaban con tenerlo… Un liderazgo bien acomodado, en lugar visible… en tanto que 
el ciego deja caer el manto, que era todo lo que lo cobijaba; no se amedrenta por los reproches,  
salta al camino en un gesto de confianza incondicional en el  poder de Jesús para sanar, integrar y 
dignificar. Confía con humildad, se hace hermano del que está pasando  frente a él, el Hijo de David, 
el único que puede compadecerse de él. 

Jesús, la respuesta de Dios al Hombre, le dice “sí” al pobre ciego. Y a los suyos esta vez les dice:
“no”. He pensado que con este gesto Jesús nos quiere invitar a que el Reino de los pequeños, los 
pobres ysufrientes, nunca sea ajeno a nuestra peregrinación creyente, y sí: el de los poderosos de este mundo. 

El alimento cotidiano consiste en vivir de esa Misericordia que sale al encuentro
Así, bendecidos por los pobres, como signo del triunfo del amor, ellos irán al frente de la multitud…
ya que les pertenece ese lugar.La Misericordia de Dios, que ha colmado y desbordado su sufrido 
corazón, volverá a aquellos que se hicieron compañeros de camino, se “aprojimaron”, 
se dejaron interpelar….

En cambio, el que quiera guardar su vida la perderá.  Jesús, al corregir a los suyos, les  revela
la mezquindad y el deseo de poder que subyace en los corazones. Todo ello conduce a la amargura, al aislamiento,el resentimiento, la tibieza y la tristeza, y el andar sin rumbo, como hoja agitada por el 
viento…  aunque aparentemente andemos tras sus pasos.

Siempre hay tiempo de cambiar para que la alegría, la gratitud, la pasión y la esperanza se renueven 
en nuestro corazón de bautizados y nos despojemos de todo lo que nos impide seguir a Jesús más 
de cerca.

En este año de 2015  preguntémosle, entonces, al hermano que deja de lado el manto y nos grita:

¿QUE QUIERES QUE HAGA POR TI?
Dice el Papa Francisco: “Espero que toda forma de vida consagrada se pregunte sobre lo que Dios y la humanidad de hoy piden” (ib. II, 5).
“También os animo a vosotros, fieles laicos, a vivir este Año de la Vida Consagrada como una gracia 
que os puede hacer más conscientes del don recibido. Celebradlo con toda la «familia» para crecer
 y responder a las llamadas del Espíritu en la sociedad actual” (Ib. III, 1 b).

Finalmente, San Miguel Garicoits, también quería que sus hijos e hijas le preguntaran al Señor: 
Señor ¿qué quieres que haga? Solía recordar que el temerario Pablocamino a Damasco-  después 
de su caída, ciego e indefenso frente al Resucitado, había recibido el mandato del Señor: 
“Levántate y entra en la ciudad donde se te dirá lo que debes hacer” (Hch 9,6) . 
Y viéndose a sí mismo repetía:

Señor ¡Cuánto me has amado! ¡Qué quieres que haga! ¡Aquí estoy! [SMG]

· Para que no decaigan las utopías entre los obedientes betharramitas que San Miguel soñó. 
· Para que reaparezcan los profetas de un mundo nuevo, más bello y trascendente, más justo, 
más real, amplio y generoso que el acotado y fascinante mundillo que nos fabricamos a menudo, 
el mundo virtual de la “Web” (a la que, aunque no parezca, accede una inmensa minoría en esta 
tierra…).
· Para ello: sigamos de cerca a Jesús por el camino

Oremos al Padre intensamente pidiéndole: un año en que no sólo trabajemos juntos, sino en que 
vivamos  más unidos, en un solo corazón por el amor. 

Les deseo a todos un bendecido 2015, y no se olviden de preguntar y preguntarse en comunidad: 


¿Qué querés que haga por vos… ?     
                                                             
Gustavo Agin scj

CICLO LECTIVO 2015.


SAN JOSE

SAN JOSE
Ruega por nosotros en el año del bicentenario de la Revolución de Mayo. 1810-2010